Dónde estamos

SEDE FUNDACIONAL: EL PALACIO DEL CORDÓN

 

El Palacio del Cordón (Plaza del Cordón 1, Madrid) es un edificio barroco del siglo XVII conocido por los dos cordones de piedra sitos a ambos lados de las orejeras de su portada principal. Algunos autores y arquitectos han considerado que este palacio fue construido durante los dos primeros tercios del siglo XVIII, pero no obstante, gracias a un estudio de las licencias municipales que se conservan en el Archivo de la Villa, hoy sabemos que fue en 1692 cuando el ayuntamiento dio licencia a Cristóbal de Alfaro para construir unas casas en la entonces llamada calle de Tentetieso (hoy calle Doctor Letamendi). En la “Planimetría General de Madrid” de 1750, aparece la manzana número 178, que es donde se encuentra este palacio, como propiedad de José Alfaro, heredero del anterior.

Es un edificio que presenta dos alturas y planta baja en su parte frontal, mientras que gana altura en los laterales para salvar el desnivel de las calles Doctor Letamendi y del Cordón. es de trazas sencillas y equilibradas, con un gusto por la simetría en a disposición de vanos, balcones y tejerías, diseñados a partir del balcón principal, que se haya encima de la portada que sirve de eje a la distribución y en la que destacan las características orejeras típicas del barroco madrileño. Entre los personajes ilustres que lo habitaron figuran los políticos Manuel Becerra y Alberto Aguilera, este último alcalde de Madrid .

El palacio se encuentra en la Plaza del Cordón, y mucha gente confunde esta casa con las que existieron en el mismo lugar, que se llamaban Casas del Cordón y que fueron las que dieron nombre a la plaza. Estas Casas del Cordón fueron la residencia de los condes de Puñonrostro y se encontraban justo frente al palacio del Cordón. Su fachada principal, que daba a la plaza, estaba recorrida por un grueso cordón de piedra, tributo de la Orden Franciscana, y sirvieron de cárcel a Antonio Pérez, secretario de Felipe II.

La calle del Cordón se llama así porque pasa por la plaza del mismo nombre, aunque hubo un tiempo en que fue conocida como calle de los Azotados, así llamada porque por allí pasaban los condenados a esa pena que salían de la Cárcel de la Villa. Desde 1835 recibe el nombre de calle del Cordón.

En cuanto a la plaza, también se llamó de los Azotados. Parece que toma su nombre actual del cordón que adornaba la fachada de la casa del conde de Puñonrostro, aunque otra versión sobre el origen del nombre procede de un cordón esculpido en piedra de Colmenar, que había sido colocado por Juan Delgado, su dueño, en recuerdo del morrión (casco de la armadura) que perdió en la Batalla de Almansa. La originaria casa del Cordón desapareció, y hoy ostenta este título la casa situada en la plaza, el palacio, con un cordón sobre la puerta y sede de la Fundación.